• martes 29 de noviembre del 2022

Unas lentes de situación mezclada asisten a controlar la ansiedad con un avatar que muta según las conmuevas del tolerante

img

Merced al emprendimiento LYNX, los individuos tienen la posibilidad de ver, tocar o abrazar a una criatura que cambia en función de su pulso y respiración

VALÈNCIA, 4 Oct.

Entrar en la solicitud del sicólogo, ponerse unas lentes de cristal y poder ver juntos una criatura que representa tu estado sensible, que muta según tus latidos cardiacos y tu respiración, con la que puedes interaccionar, tocar o charlar para encararte a tu ansiedad, temores o angustias. Es lo que ofrece el emprendimiento LYNX, creado por el centro tecnológico ITI, para poner predisposición de los expertos en salud psicológica una herramienta mucho más de terapia.

El emprendimiento LYNX, que tiene la financiación del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace), ha finalizado este mes de septiembre tras un año de colaboración del ITI con psicólogos y psicoterapeutas para utilizar la innovación del centro tecnológico al ámbito de salud psicológica, un campo al que comenzaron a orientar líneas de investigación antes de la pandemia y que "históricamente no se trabajó tanto" desde sus disciplinas, explicó a Europa Press la especialista en Realidad Extendida de ITI Patricia Pons.

La situación popularizada, ha detallado, es un "término paraguas" con el que se acostumbra realizar referencia "a las tres tecnologías inmersivas primordiales": la RA, que comunmente se sirve de la cámara de teléfonos móviles inteligentes para descubrir elementos donde se enfoca; la virtual, donde "nos ponemos un casco inmersivo y entramos en un planeta totalmente digital y simulado", y la verdad mezclada, que es "la menos famosa" y está "entre las dos".

"Comunmente se usan solo unas lentes, pero de cristal habitual, con lo que observamos en todo instante el planeta que nos circunda teniendo las manos libres. No llevamos un móvil inteligente en la mano, con lo que el campo de visión es mucho más extenso, y lo que tenemos la posibilidad de es no solo ver elementos digitales que van a manifestarse, sino más bien asimismo interaccionar con ellos. Y esa es la parte que mucho más nos interesaba, por el hecho de que comunmente las tecnologías se fundamentan en el sentido de la visión. Queremos que sean mucho más naturales, mucho más simples de integrar a nuestro día a día. Necesitamos poder interaccionar con estos elementos digitales", ha señalado Pons.

El emprendimiento LYNX ha investigado "diferentes formas que dejen al usuario hundirse en estos ámbitos, interaccionar con el contenido", y ha creado con ellas un ámbito de situación mezclada que "deja contribuir a la administración de la ansiedad" o de las conmuevas generalmente, una idea para la que contaron con terapeutas y psicólogos que han explicado al ITI sus pretensiones y las de su pacientes.

El usuario se pone unas lentes de situación mezclada y "visualiza enfrente de el una suerte de avatar o de monstruo --"lo hemos llamado monstruo pero de todos modos no es feo", dice Patricia Pons- "que es una representación del estado de adentro de agitación de la persona", sus "temores" o su ansiedad". "Vamos a poder interaccionar a través de movimientos, tocándolo, abrazándolo, calmándolo, y además de esto es atrayente que este avatar tiene una reacción con el estado fisiológico del usuario".

Y es que, aparte de los lentes, el tolerante transporta un 'smartwatch' y un sensor que administran su ritmo cardiaco y sus respiraciones. "Este avatar representa ese estado. Si el pulso es altísimo, el avatar puede ser mucho más grande, con un color mucho más profundo, representando ese estado de adentro de agitación; si logramos que la persona se calme y que su respiración seá mucho más lenta, el avatar asimismo respira mucho más despacio, su color es mucho más dulce y despacio, representando esa tranquilidad", ha ilustrado Pons.

La iniciativa es que "el tolerante logre ver verdaderamente de qué forma está y que, con la asistencia del terapeuta, se puede combatir a ello, ver de forma objetiva de qué manera se siente y que aprenda a aliviar ese estado de de ansiedad o de agitación", ha subrayado.

El emprendimiento LYNX, que aún no se probó con pacientes pero se mostró a los expertos, dejará "arrimar la terapia no solo como herramienta en la solicitud, sino más bien a la vivienda" del tolerante, que se puede conducir el dispositivo, los lentes o aun usar su móvil inteligente, y "proseguir llevando a la práctica a lo largo de la semana todas y cada una esas herramientas que le dió el terapeuta", ha señalado Pons.

Además, este sistema deja al terapeuta medir el pulso y la respiración del usuario, con lo que el experto puede ver de qué forma el tolerante fué evolucionando entre terapias, si consigue calmarse.

Asimismo, "con las vivencias inmersivas lo que se procura es que, en el final, no poseas tú que imaginarte y ver lo que los psicólogos llaman exposiciones, sino lo consigas ver. La sensación con este género de lentes es bastante verdadera pues andas observando el ambiente a tu alrededor, tu mesa, tu silla, tu casa, y se muestran cosas en medio. Es bastante mucho más atrayente desde la perspectiva de que no entras en un ambiente totalmente digital que puede parecer mucho más abstracto, andas en tu casa observando un avatar que te está representando", ha precisado la especialista.

De instante, el emprendimiento LYNX tiene "bastante buena acogida". Los psicólogos "piensan que puede ser una herramienta útil para trabajar tanto en la sesión con pacientes como de forma recóndita, la persona en su casa. Incluso para terapias recónditas, donde la persona no puede proceder a solicitud y se puede realizar de forma diferida cada uno de ellos desde su hogar", ha subrayado.

Los ámbitos de situación popularizada "llevan tiempo" aplicándose a la salud psicológica, si bien "más que nada de todos modos virtual y aumentada", y están probando ser "bastante funcionales" en terapias de exposición. Por ejemplo, indicó Patricia Pons, ITI desarrolló el año pasado un emprendimiento en el que se trataba el trastorno obsesivo compulsivo, particularmente el temor por el covid. A través de su móvil inteligente, el tolerante podía ver el virus en una mesa y confrontar a él.

"Con situación virtual, por servirnos de un ejemplo, puedes meter a un individuo que tiene temor a las alturas en un ámbito totalmente simulado de un edificio y que mire hacia abajo y al vacío", ha señalado Patricia Pons.

En la situacion de la verdad mezclada, "mucho más novedosa", deja que el terapeuta como el tolerante vean exactamente el mismo objeto y compartan esa experiencia. "Se abre un planeta en este momento por enfrente con esta novedosa tecnología que está todavía por examinar", ha asegurado la especialista del ITI.

Más información

Unas lentes de situación mezclada asisten a controlar la ansiedad con un avatar que muta según las conmuevas del tolerante

Noticias de hoy más vistas