Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Fiscalía solicita 4 años de prisión para Seguí por compartir un video de las supuestas víctimas de violación en Burjassot.

Fiscalía solicita 4 años de prisión para Seguí por compartir un video de las supuestas víctimas de violación en Burjassot.

VALÈNCIA, 18 Dic.

La sección de delitos de odio y discriminación de la Fiscalía Provincial de Valencia solicita una pena de cuatro años y medio de prisión para la exdirigente de Vox y presidenta de Gobierna-te, Cristina Seguí, por la publicación y difusión de una presunta agresión sexual presuntamente cometida por cinco adolescentes de entre 15 y 17 años en la localidad valenciana de Burjassot, según se desprende de la calificación provisional a la que ha tenido acceso Europa Press.

El ministerio público atribuye a Cristina Seguí un delito contra la integridad moral y otro de descubrimento y revelación de secretos con la circunstancia agravante de género. Junto a la pena de prisión, le reclama que se le prohíba acercarse o comunicarse con una de las menores del vídeo por tiempo de cinco años y a una distancia de 500 metros, así como que acceda a la red social Twitter por el mismo tiempo.

Además, en concepto de responsabilidad civil, la fiscal Susana Gisbert reclama que la acusada indemnice a la menor sobre la que pide alejamiento en la cantidad de 15.000 euros con los intereses legales correspondientes.

Los hechos se remontan al 19 de mayo de 2022, cuando Seguí publicó en su cuenta de Twitter y en su canal de Telegram un vídeo realizado en directo un día antes por una menor en la que se recogía una conversación de ésta y dos menores más, con las caras cubiertas por un filtro del a propia red social, acerca de una agresión sexual de la que había sido víctima la niña por un grupo de menores, hecho que fue denunciado.

Este vídeo, que fue inicialmente publicado por la menor en su ámbito privado y de duración limitada por tratarse de una 'historia' de Instagram, fue difundido por la acusada, que contaba con 201.000 seguidores en la cuenta de Twitter, con el siguiente texto: "Está todo mal, no es una niña de 12 sino de 15 o 16, el sexo fue acordado y consentido y lo hicieron para hacerse famosas en TV gracias a medios de difusión como vosotros".

Este texto --siempre según el mismo escrito de acusación-- fue redactado y difundido "con la intención de menospreciar a las víctimas de una agresión sexual por su condición de tales, por tratarse de adolescentes de sexo femenino con el conocimiento de que podría provocar reacciones encendidas tanto dirigidas a ellas como a las víctimas de delitos sexuales, tal como, efectivamente se produjo, llegando a ser 'trending topic'".

Asimismo, ese mismo día, tras la publicación del video, el canal Estado de alarma TV, emitido en la plataforma Youtube, se hizo eco del tuit, emitiendo el vídeo bajo la denominación 'Desmontando la falsa manada de Burjassot, con Cristina Seguí', "donde la acusada afirmó que las menores estaban fabricando una prueba falsa y que merecían que sus padres les pegasen una hostia".

En esta ocasión se pixelaron las imágenes, pero se mantuvo íntegro el audio. Este vídeo también fue publicado en el programa Estado de Alarma TV en su cuenta de Twitter @EstadoDAlarmaTV el 20 de mayo de 2022 con el título 'Desmontando la falsa manada de Burjassot con Cristina Seguí', habiendo alcanzado la cifra de 6.307 espectadores.

El vídeo fue eliminado de las redes sociales a requerimiento de la Agencia Estatal de Protección de Datos. No obstante, la acusada, que había salvaguardado sus propios tuits con la herramienta Tweetstamp, "volvió a publicar una sucesión de tuits encadenados donde aparecían las menores y la resolución íntegra de la Agencia de Protección de Datos". Los enlaces de Internet están en la actualidad deshabilitados por haber sido eliminados.

Como consecuencia de estos hechos, la menor del vídeo padeció de estrés postraumático agravado por la difusión de la publicación y las críticas recibidas, que hicieron necesario el cambio de centro escolar, así como de tratamiento psicológico, que sigue recibiendo, llegando a ofrecer un perfil psicológico totalmente desajustado que podría abocar en un futuro en un deterioro de su salud mental.

Por todos estos hechos, la Fiscalía de Valencia reclama para Cristina Seguí cuatro años y medio de prisión y la apertura de juicio oral ante un Juzgado de lo Penal.