Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Propietario de una perra investigado por mutilación dental con alicates.

Propietario de una perra investigado por mutilación dental con alicates.

CASTELLÓ, 17 Oct. -

El SEPRONA de la Guardia Civil de Burriana ha investigado a un hombre como presunto autor de los delitos de maltrato animal y abandono en el municipio de La Vilavella, al supuestamente cortarle a su perra varias piezas dentales y arrancarle otras con alicates, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

Según ha informado el instituto armado en un comunicado, el SEPRONA de la Guardia Civil de Burriana ha llevado a cabo una investigación en el municipio de La Vilavella. Se acusa a un hombre de maltrato animal y abandono, después de que se descubriera que presuntamente le había cortado varias piezas dentales a su perra y arrancado otras con alicates. El hombre ha sido identificado como el dueño del animal.

Los hechos tuvieron lugar el pasado mes de enero cuando una persona llamó al Puesto de la Guardia Civil de Burriana solicitando hablar con el Servicio de Protección a la Naturaleza (SEPRONA) y les relató que se había encontrado una perra de tamaño mediano en un estado de salud deplorable y que apenas se mantenía en pie debido a lo escuálida que estaba, por lo que se la llevaba a su casa para prestarle ayuda y proporcionarle los cuidados necesarios.

El incidente se remonta al mes de enero, cuando alguien encontró una perra en un estado de salud alarmante. El animal estaba desnutrido y apenas podía mantenerse en pie. La persona que descubrió a la perra decidió llevarla a su casa para brindarle ayuda y los cuidados necesarios. Posteriormente, se puso en contacto con el SEPRONA de la Guardia Civil de Burriana para denunciar el caso.

De inmediato los guardias civiles acudieron al domicilio del llamante y pudieron comprobar que a la perra le habían seccionado varias piezas dentales y otras arrancadas de raíz con unos alicates.

Los agentes de la Guardia Civil se dirigieron rápidamente a la vivienda del individuo que había informado sobre el estado de la perra. Allí, se encontraron con pruebas que indicaban claramente que al animal se le habían cortado varias piezas dentales y arrancado otras de raíz utilizando alicates.

Cuando los agentes realizaron las gestiones oportunas localizaron al dueño del can, el cual manifestó de forma espontánea que la perra se le había extraviado, pero no deseaba recuperarla, sino que se la cedía de forma voluntaria al rescatador.

Después de llevar a cabo las investigaciones necesarias, las autoridades lograron identificar al dueño de la perra. El hombre afirmó que el animal se había perdido y que no tenía intención de recuperarlo, optando por cederlo voluntariamente al rescatador.

Tras la toma de declaración del imputado así como otras gestiones más técnicas obtenidas gracias a la colaboración de la Unidad Técnica de la Unidad Operativa de Medio Ambiente (UCOMA) de la Guardia Civil, se deprendió que la perra probablemente hubiese sido abandonada en circunstancias en las que se puso en peligro su vida, con una dieta insuficiente e inadecuada para la dentadura mutilada del animal durante el tiempo de convivencia con su propietario y agravada en el tiempo que ha estado abandonada o extraviada.

Tras llevar a cabo la declaración del implicado y contar con la colaboración de la Unidad Técnica de la Unidad Operativa de Medio Ambiente (UCOMA) de la Guardia Civil, se obtuvieron pruebas que sugieren que la perra fue abandonada en condiciones que pusieron en peligro su vida. Durante el tiempo que vivió con su propietario, el animal no recibió una dieta adecuada para su dentadura mutilada, lo que agravó su estado de salud.

Finalmente, Sultana, que así se llama la perra, ha sido adoptada por su rescatador que cada día le proporciona comida triturada y "mucho cariño" y poco a poco está recuperando su peso normal.

La perra, a quien se le ha dado el nombre de Sultana, ha encontrado un nuevo hogar con su rescatador. Este individuo se encarga de alimentarla con comida triturada y brindarle mucho amor. Gracias a los cuidados que está recibiendo, Sultana está recuperando poco a poco su peso normal.

Las actuaciones han sido realizadas por el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) del Puesto Principal de Burriana y las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción número 6 de Nules.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) del Puesto Principal de Burriana ha llevado a cabo todas las acciones correspondientes. Las diligencias del caso han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción número 6 de Nules, donde se tomarán las medidas legales necesarias.