Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Protesta exige políticas migratorias más humanas y el fin de los centros de internamiento: "Impactan negativamente"

Protesta exige políticas migratorias más humanas y el fin de los centros de internamiento:

Un importante número de personas se han reunido en València para realizar una marcha en defensa de los derechos de los migrantes. La manifestación ha tenido como objetivo principal exigir el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) y demandar políticas migratorias más justas que no criminalicen a los migrantes. Los participantes han destacado que las personas migrantes merecen los mismos derechos que aquellos que nacen en esta tierra.

La marcha, llevada a cabo bajo el lema "Somos vidas que cruzan fronteras", coincide con el Día Internacional de las Personas Migrantes. Ha comenzado en la avenida Gran Vía Germanías, cerca del cruce con la calle Cádiz, y ha recorrido las calles Castellón, Cádiz y Fuente de San Luis, finalizando en la puerta del CIE de Zapadores, donde se ha representado la obra de teatro "Los Tambores" y se ha leído un manifiesto.

Alrededor de 50 asociaciones han participado en esta marcha, que ha incluido la lectura de cuatro parlamentos realizados por portavoces de distintas organizaciones. Estos parlamentos han denunciado que las políticas antimigratorias perjudican tanto a la vida de los migrantes como a la de los habitantes locales. Además, se ha criticado el Pacto Migratorio Europeo por perpetuar la tercerización de fronteras, reducir los estándares de protección a los solicitantes de asilo e legitimar las devoluciones rápidas, incluso de menores de edad, práctica completamente ilegal.

En otro momento de la marcha, se ha llevado a cabo un baile al ritmo de la cumbia "Colombia Tierra Querida" en la esquina de la calle Cádiz y la avenida Peris y Valero.

Los manifestantes han mostrado carteles con mensajes como "No al Pacto Europeo de Migración y Asilo", "Nadie es ilegal en tierra de colonos" o "Per dignitat i memòria, no a la Llei d'Estrangeria", mientras coreaban consignas como "Ningún ser humano es ilegal", "Los derechos humanos no se negocian", "Palestina Libre" o "Migrar es un derecho".

Silvana Cabrera, portavoz de la asociación Movimiento Regularización Ya, ha destacado que el objetivo de la manifestación es exigir la regularización de las 500.000 personas que viven en situación administrativa irregular en España. Estas personas no tienen acceso a derechos básicos como la salud, la vivienda, el trabajo o la apertura de una cuenta bancaria y corren el riesgo de ser detenidas por la policía y posteriormente deportadas a un CIE.

Además, Cabrera ha manifestado que la protesta se realiza en total solidaridad con la comunidad de Palestina, exigiendo el cese de fuego y el fin del genocidio, así como la venta de armas.

Por su parte, Adel Yousef, portavoz de la Comunidad Palestina en València, ha señalado que los palestinos se han visto obligados a migrar y que cerca de dos millones de personas viven en la frontera de Egipto en tiendas de campaña, sin comida y sin agua. Yousef ha enfatizado el desastre que enfrentan y el hecho de que constantemente sufren ataques con misiles. Ha destacado la necesidad de ayuda urgente ante la falta de alimentos, agua, medicinas y hospitales a tan solo cinco kilómetros de su casa.

Yousef ha concluido diciendo que todos pueden vivir juntos, sin importar si son musulmanes o cristianos, porque todos somos parte del mundo. Como hijo de inmigrantes, ahora inmigrante en España, sus hijos han nacido aquí y consideran que son valencianos.