Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Sumar busca la ayuda de Teresa Ribera para detener la expansión del puerto de Valencia y evitar errores similares al caso Castor.

Sumar busca la ayuda de Teresa Ribera para detener la expansión del puerto de Valencia y evitar errores similares al caso Castor.

MADRID, 22 Nov.

La portavoz de Compromís en el Congreso, Agueda Micó, ha resaltado la determinación de Sumar de presionar desde todos los ámbitos, incluido el Consejo de Ministros, para impedir la ampliación del puerto de Valencia. Micó ha hecho un llamado directo a la vicepresidenta tercera y titular de Transición Ecológica, Teresa Ribera, para que niegue la declaración de impacto ambiental y evite un nuevo caso Castor que pueda causar daños económicos al Estado.

En una conferencia de prensa en el Congreso, la diputada valenciana expresó su sorpresa ante el anuncio de la delegada del Gobierno, Pilar Bernabé, de que el Consejo de Ministros aprobará en breve la ampliación del puerto de Valencia, y ha recurrido a la vicepresidenta Ribera para detenerlo.

"Nos sorprende esta situación porque conocemos la postura del Ministerio de Transición Ecológica, que siempre se ha negado a firmar una nueva declaración de impacto ambiental favorable", comentó Micó. "Suponemos que la ministra Ribera, una persona consciente del medio ambiente, no querrá permitir que la expansión del puerto de Valencia resulte en la presencia de hormigón en la costa valenciana, ponga en peligro la albufera de Valencia, las playas del sur y cause congestión de camiones en nuestra ciudad".

Micó recalcó que tanto Compromís como la coalición Sumar se opondrán a este proyecto desde todos los frentes, incluso dentro del Gobierno, para evitar un nuevo caso Castor. Hizo referencia a la plataforma gasista frente a las costas de Tarragona y Castellón, que fue autorizada por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y que años más tarde se detuvo debido a movimientos sísmicos. Como resultado, tuvieron que indemnizar a las empresas que la impulsaron.

"Nos oponemos firmemente a proyectos que dañen el medio ambiente en beneficio de una sola empresa privada, lo cual resulta en costos tanto medioambientales como económicos para los ciudadanos", proclamó Micó.

Según Micó, el caso de la plataforma Castor costó más de 4.700 millones de euros. Con esa cantidad, los problemas de infrafinanciación de la Comunidad Valenciana podrían estar resueltos hasta la aprobación de un nuevo sistema de financiación.