Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Desmantelada en Aspe una de las principales arenas de peleas ilegales de gallos en España

Desmantelada en Aspe una de las principales arenas de peleas ilegales de gallos en España

La Policía Nacional ha llevado a cabo una importante detención en Aspe (Alicante) donde han arrestado a 19 hombres por su participación en peleas de gallos clandestinas y maltrato animal. La operación, conocida como 'RING', ha permitido desmantelar uno de los lugares más destacados en España dedicados a este tipo de eventos ilegales.

El operativo tuvo lugar a las 15:00 horas del jueves, cuando agentes de diferentes brigadas de la Comisaría Provincial de Alicante, con apoyo de la Comisaría de Policía Nacional en Elche, irrumpieron en un establecimiento abierto al público en Aspe. En el lugar se estaba realizando una competición de peleas de gallos clandestina que había reunido a alrededor de 150 personas de diferentes partes de España y Francia.

Según informa la Jefatura en un comunicado, la policía llevaba a cabo investigaciones sobre una supuesta trama delictiva relacionada con la organización de combates ilegales de gallos en este establecimiento en Aspe. Después de realizar diversas indagaciones, vigilancias y seguimientos, se descubrió que los responsables estaban preparando un "evento especial" para ese día, con la asistencia de decenas de personas. Por tanto, se decidió llevar a cabo la operación para evitar esta celebración.

La policía descubrió que se estaba haciendo publicidad del evento y del gallero en perfiles de redes sociales. Para llevar a cabo el operativo, casi medio centenar de agentes de la Policía Nacional fueron comisionados. Las Unidades de Prevención y Reacción de Alicante y Elche, especializadas en estas actuaciones y el control de masas, entraron en el local donde se encontraban alrededor de 50 personas. Adicionalmente, controlaron a otras cien personas que esperaban fuera del lugar para apostar o llevar sus propios gallos de pelea.

Tras identificar y entrevistar a los asistentes, los agentes determinaron que muchos habían venido desde distintos puntos de España e incluso desde Francia para asistir a la competición ilegal de pelea de gallos, considerada como una de las más importantes del año. Durante el registro, se encontró una navaja de 20 cm de hoja y varias dosis de cocaína, lo que puede resultar en sanciones administrativas.

Algunas de las personas interrogadas informaron a los agentes que los gallos heridos gravemente eran sacrificados y los cuerpos de los animales muertos eran ocultados para que la policía no los encontrara. A pesar de esto, se encontraron restos de sangre tanto en el ruedo como en las papeleras utilizadas para preparar a los gallos para las peleas.

En total, se detuvieron a 18 hombres que participaron en la organización y desarrollo de las peleas clandestinas, así como en las apuestas ilegales. También se detuvo a una persona más por tener una requisitoria judicial en vigor. El dinero intervenido ascendió a 26,000 euros. En el registro del local, los agentes quedaron sorprendidos por la calidad tanto del ruedo como de las gradas, que estaban montadas en una estructura metálica bien construida y podían albergar a unos 170 asistentes sentados, además de las personas que permanecerían de pie en los alrededores.

Los trofeos de los tres ganadores de la competición se exhibían en la entrada del gallero, que contaba con climatización y una pantalla electrónica colgando del techo. Algunos de los detenidos serán puestos a disposición judicial en las próximas horas y la Policía Nacional afirma que esta operación ha desmantelado y cerrado uno de los "galleros o ruedos" clandestinos más importantes de España, lo cual constituye una victoria para el bienestar animal y la sociedad en general.