Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Editores valencianos demuestran moderado optimismo: "Estamos en un momento de maduración" en el Día del Libro.

Editores valencianos demuestran moderado optimismo:

Las editoriales valencianas han observado un "moderado optimismo" en la conmemoración del Día del Libro. Según los representantes del sector, la literatura infantil y juvenil "de calidad", el cómic y la imagen y los libros en lengua valenciana, son las tendencias que están marcando la pauta en el mercado editorial de la Comunidad Valenciana.

"Creo que estamos en un momento de maduración editorial", explica Marc Senabre, director literario de Bromera. En su opinión, "hay un ecosistema editorial que empieza a ser capaz de satisfacer las necesidades del público valenciano y ya es posible encontrar cómic y manga, por ejemplo, editado en nuestra lengua".

Desde las editoriales valencianas coinciden en que se aprecia una mejoría en la oferta del sector debido a una mayor demanda de libros en lengua valenciana. "Aunque las cifras siguen siendo bajas, --razona-- sí se van rompiendo esos caminos paralelos que no se cruzaban entre la literatura en valenciano y castellano", explica Toni Sabater de Llibres de la Drassana.

Para algunos representantes de la editorial valenciana, la tendencia "más obvia es el boom del manga y del cómic", según Marc Senabre. Gracias al éxito entre los más jóvenes de las series de animación, y otros factores, la venta de estos géneros "se ha disparado". En general, se ha impuesto la preferencia por los recursos gráficos en toda la franja de literatura juvenil, es decir, "cuanta más imagen mejor".

En cuanto a la novela, a pesar de que aún sigue siendo un género demandado, se está observando un viraje hacia la historia y los momentos más importantes de la región.

Por otra parte, algunas editoriales de la Comunitat Valenciana están dando el paso hacia la internacionalización gracias a iniciativas de la Asociación de Editores y el apoyo de la Generalitat.

En cualquier caso, sea cual sea el género o la lengua, Ricard Peris, de Andana, invita a celebrar este Sant Jordi de fecha peculiar --el 23 del 23-- regalando un libro, que "entra en una de aquellas categorías de 'objetos' que supera su dimensión material". "Más allá de la lectura, el libro siempre se convierte en un objeto que se queda a vivir en tu biblioteca", concluye.