Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Hombre condenado por agresión sexual a su hermana de doce años en Valencia: 15 años de prisión

Hombre condenado por agresión sexual a su hermana de doce años en Valencia: 15 años de prisión

En un impactante fallo judicial, la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a un hombre a 15 años de prisión por un delito continuado de agresión sexual a menor. La víctima de estos actos deleznable era ni más ni menos que su propia hermana, de tan solo 12 años en el momento de los hechos. Pero la condena no se limita únicamente a la sentencia de cárcel; también se le ha impuesto al acusado el pago de una indemnización de 30.000 euros por los daños morales causados a la menor.

Además, como medida de protección hacia la víctima, el agresor tiene prohibido acercarse a menos de 300 metros y comunicarse con ella por cualquier medio durante los próximos 16 años. Asimismo, se le ha prohibido dedicarse a cualquier profesión que implique contacto regular y directo con menores de edad durante 20 años. Estas restricciones buscan salvaguardar la integridad y el bienestar de la niña, quien sin duda ha sufrido un profundo trauma debido a los abusos de su propio hermano.

Según el relato de hechos probados expuesto en la sentencia, los hermanos mantenían una excelente relación, ya que compartían madre. La niña vivía con su madre en un municipio de la comarca de Requena-Utiel, y el acusado, de 24 años en ese momento, solía visitar regularmente el hogar familiar para pasar la noche. Sin embargo, todo cambió el fatídico 11 de julio de 2021.

Ese día, ambos hermanos se encontraban sentados en el sofá de la vivienda cuando ocurrió la primera agresión. El condenado, movido por su oscuro deseo, agarró a la niña del cuello y la amenazó con matarla si no obedecía sus órdenes. A continuación, la obligó a mantener relaciones sexuales contra su voluntad. Dos días después, en plena madrugada y aprovechando que los demás familiares dormían, volvió al dormitorio de la menor. Esta vez, tras mirarla fijamente, pronunció unas palabras aterradoras: "perdona, pero lo voy a volver a hacer". Y así lo hizo, repitiendo la agresión sexual. Luego, condujo a la víctima hasta la galería de la cocina, donde consumó nuevamente la violación, pidiendo "perdón" al finalizar.

Los efectos devastadores de estos abusos han dejado huella en la víctima, quien sufre los síntomas del estrés postraumático. En un intento desesperado de encontrar alivio a su dolor, incluso ha intentado autolesionarse. Además, se enfrenta a sentimientos de desamparo y desconfianza, pues el autor de tan terrible agresión era su propio hermano, con quien compartía un fuerte vínculo afectivo.

Es importante destacar que la sentencia no es definitiva y se puede recurrir ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Sin embargo, este fallo representa un paso firme hacia la justicia y la protección de los más indefensos de nuestra sociedad, especialmente frente a aquellos que traicionan los lazos familiares y cometen actos tan repugnantes como los que hemos presenciado en este caso.