Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Partidos conservadores rechazan plan de oposición para supervisar la reversión del departamento de Dénia

Partidos conservadores rechazan plan de oposición para supervisar la reversión del departamento de Dénia

VALÈNCIA, 14 Nov.

La comisión de Sanidad de Les Corts no ha tomado en consideración una propuesta del PSPV, apoyada por Compromís y rechazada gracias a la mayoría de PP y Vox, para "vigilar" el cumplimiento de las normas de reversión a gestión pública en el departamento de Dénia (Alicante) una vez finalice la concesión de Marina Salud en febrero de 2024.

Esta proposición no de ley (PNL) fue presentada el pasado septiembre, un mes antes de que la Conselleria de Sanidad confirmara que continuará con la reversión a gestión pública de los departamentos de Dénia y Manises (Valencia) en 2024, al igual que preveía el anterior gobierno del Botànic.

En su PNL, los socialistas instaban al Consell a continuar con los trámites para revertir el departamento de Dénia y a dar cuenta a Les Corts del proceso. En la comisión de este martes, el PSPV ha aceptado una enmienda de Compromís para "vigilar" el cumplimiento de las normas de reversión mediante la Intervención General de la Generalitat.

Sin embargo, tanto PP como Vox han defendido que la iniciativa "no tiene sentido" porque el conseller de Sanidad, Marciano Gómez, ha confirmado en las últimas semanas que se mantendrá la reversión.

Durante el debate, el socialista Rafa Simó ha acusado a la Conselleria de no hacer pública la auditoría que anunció para decidir si continuaría o no con las reversiones y ha advertido que "todavía hay sobre la mesa demasiadas dudas" sobre cómo se llevará a cabo el procedimiento, por lo que ha exigido claridad y "que no se pacte en un cuarto oscuro".

"Hay que vigilar esto porque es tan importante el qué como el cómo (...) Sospechamos que el modelo Zaplana o Alzira puede mutar en una nueva forma de hacer negocio con la sanidad", ha lanzado, subrayando que "Ribera Salud no es muy amiga de cumplir lo que firma ni de hacer una reversión tranquila como vimos en Torrevieja". También se ha preguntado si las liquidaciones pendientes de las concesiones son "el peaje para una transición justa y sosegada" hacia el modelo público.

En la misma línea, Carles Esteve (Compromís) ha cuestionado si a Sanidad "le da vergüenza" el resultado de la auditoría tras "cuatro meses dando la vuelta al proceso para llegar al mismo punto planteado por el Botànic" con la reversión, ya que primero planteó una prórroga de tres meses y después la descartó. "El PP nos obliga a hacer un acto de fe", ha añadido sobre las cifras de las liquidaciones trasladadas por el conseller.

Es por eso por lo que ha exigido "fiscalizar" a la concesionaria durante el proceso de reversión, "no a los trabajadores", desde la Intervención de la Generalitat "para evitar la vergüenza que vimos en Alzira y Torrevieja secuestrando material de madrugada" cuando estos departamentos pasaron a gestión pública.

Además, los diputados de la oposición han vuelto a advertir que el presidente de Grupo Ribera, Alberto de Rosa, "últimamente visita demasiado" el Palau de la Generalitat.

Entre los grupos que sustentan al Consell, el 'popular' José Juan Zaplana ha reprochado al PSPV que no haya retirado esta iniciativa tras confirmarse la reversión, además de garantizar que Sanidad dará cuenta a Les Corts del procedimiento porque "no cabe otra". También ha asegurado que se reclamará el pago de las liquidaciones pendientes, mientras ha acusado al Botànic de "no reclamar un duro a nadie en cuatro años".

Por su parte, Vox ha votado en contra y ha afeado a la oposición que la exconsellera Ana Barceló (PSPV) "no recibió a los trabajadores de Dénia" cuando estaba en el cargo. "Confiamos en el criterio del Consell, que está tomando las decisiones más beneficiosas para los trabajadores y los pacientes", ha subrayado el diputado José Muñoz.