Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Zaplana critica a la Policía Judicial por su antigüedad: "Parece propia de un régimen anterior al del 78"

Zaplana critica a la Policía Judicial por su antigüedad:

VALÈNCIA, 22 May.

El abogado de Eduardo Zaplana, ex presidente de la Generalitat Valenciana y ex ministro con el Partido Popular, ha criticado duramente a la Policía Judicial encargada del caso Erial, calificándola de "antigua" y propia de "un régimen anterior al 78".

Daniel Campos, representante legal de Zaplana, hizo estas declaraciones durante el juicio que se está llevando a cabo en la Audiencia de Valencia contra su cliente y otras 11 personas por el caso Erial, en el que se investiga el presunto cobro de más de 10 millones de euros en comisiones relacionadas con concesiones de ITV y parques eólicos en la Comunitat Valenciana.

Ayer, el fiscal redujo la pena solicitada para Zaplana en dos años, pasando de 19 a 17 años al eliminar el cargo de falsedad en documento oficial. Además, retiró la acusación contra Elvira Suances, Pedro Romero y Ángel Salas. Asimismo, la pena para José Luis Olivas se mantuvo en dos años, al igual que para cuatro acusados que admitieron los hechos.

Durante su intervención, el fiscal elogió el trabajo de la Policía y expresó su preocupación por sus condiciones laborales. Sin embargo, la defensa de Zaplana tiene una opinión diferente. "Es crucial proteger las garantías. La verdad no puede ser descubierta a cualquier precio", afirmó el abogado, mostrando preocupación por la postura del fiscal que respalda "un modelo de instrucción y policía moderna que nos parece peligroso y preocupante".

El letrado señaló que no considera que una investigación que ha sido declarada como una violación de derechos fundamentales deba ser tomada como ejemplo. Además, criticó el uso de autos de secreto en el procedimiento, que según él han afectado el derecho de defensa. También denunció el uso de la prisión provisional para presionar a los acusados a revelar la ubicación del dinero, antes de otorgarles la libertad. "No se protegía el riesgo de fuga o la destrucción de pruebas, simplemente se esperaba a que confesaran dónde estaba el dinero", aseveró.