Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Zaplana se presenta en los juzgados para declarar en el caso Erial.

Zaplana se presenta en los juzgados para declarar en el caso Erial.

El exlíder del Partido Popular y exministro, Eduardo Zaplana, ha comparecido en los juzgados para declarar en el caso Erial, un escándalo que ha generado gran controversia. Zaplana ha afirmado que está dispuesto a enfrentar el juicio y dar su testimonio ante las autoridades.

A su llegada a la Ciudad de la Justicia de València, Zaplana fue confrontado por una persona que le recriminó por no respetar su turno en la cola para el control de seguridad. Por otro lado, un grupo de manifestantes coreaba consignas criticando el presunto desvío de fondos públicos por parte de los acusados en el caso Erial.

Zaplana ha expresado que el juicio es muy extenso cuando se le preguntó sobre posibles pactos alcanzados entre algunos de los acusados y la Fiscalía.

Las acusaciones contra Zaplana incluyen delitos de organización criminal, blanqueo de capitales, cohecho, falsificación de documentos y prevaricación administrativa en el marco del caso Erial. La Fiscalía solicita una pena de 19 años de prisión, una multa de 40 millones de euros y otras sumas adicionales.

Según la Fiscalía anticorrupción, el dinero obtenido de forma ilícita por Zaplana y su organización asciende a más de 20 millones de euros. Una parte de esta cantidad se habría decomisado en cuentas suizas. En total, se acusa a otras 14 personas vinculadas al exlíder del PP de participar en estas prácticas fraudulentas.

Además de Zaplana, las acusaciones recaen en personas clave como su exjefe de Gabinete, hermanos Cotino y varios empresarios que habrían colaborado en las operaciones fraudulentas. La Fiscalía solicita penas de prisión y multas cuantiosas para cada uno de los involucrados en el caso Erial.

En resumen, el caso Erial ha desatado una red de corrupción que ha salpicado a numerosas figuras políticas y empresariales en la Comunitat Valenciana. Este juicio será crucial para esclarecer las presuntas prácticas delictivas y garantizar la transparencia y honestidad en la gestión pública de la región.