Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Cien estafadores detenidos por fraude del 'hijo en apuros' en España, obteniendo un millón de euros.

Cien estafadores detenidos por fraude del 'hijo en apuros' en España, obteniendo un millón de euros.

Las fuerzas del orden han llevado a cabo un operativo en diversas ciudades de España, incluyendo Alicante, Barcelona, Girona, Granada, Madrid, Málaga y Valencia.

MADRID, 30 Abr.

Un total de 102 individuos han sido arrestados en una acción de la Guardia Civil por su presunta participación en un fraude que ascendería a más de 850,000 euros, afectando a 238 víctimas a través de la modalidad delictiva conocida como 'hijo en apuros'. Este método involucraba a los estafadores haciéndose pasar por familiares en situaciones urgentes que requerían dinero, logrando que las víctimas realizaran transferencias bancarias que oscilaban entre los 800 y 55,000 euros.

La operación denominada 'Hiwaso' fue llevada a cabo por el Equipo de la Guardia Civil de Alicante con la colaboración de varios equipos especializados, culminando en las detenciones de individuos en las provincias de Alicante, Barcelona, Girona, Granada, Madrid, Málaga y Valencia, quienes han sido presentados ante el Juzgado de Instrucción de Torrevieja.

Las autoridades han descubierto la existencia de una red delictiva que, en la provincia de Alicante solamente, habría perpetrado estafas por un monto mínimo de 850,000 euros a 238 personas. Los estafadores utilizaron más de 500 cuentas bancarias de diversas entidades para transferir los fondos obtenidos de sus engaños, además de registrar más de 100 líneas telefónicas usadas para cometer fraudes a través de mensajería móvil.

Los primeros reportes sobre este tipo de estafas se presentaron a finales de 2022 en Alicante. Las víctimas señalaron que los estafadores lograron engañarles para transferir sumas significativas de dinero (entre 800 y 55,000 euros) al hacerse pasar por familiares necesitados de forma inmediata.

Los perpetradores indicaban instrucciones precisas para facilitar la transferencia de fondos utilizando el método de transferencia inmediata y sin posibilidad de reversión, permitiéndoles así obtener el dinero de forma instantánea. La Guardia Civil corroboró que el grupo criminal blanqueaba el dinero robado realizando pagos en diversos establecimientos y realizando retiros de efectivo en cajeros automáticos.

Estos estafadores operaban en distintas regiones de España, lo que llevó a la ejecución de la operación en múltiples etapas debido a su alcance.

En una fase inicial realizada en febrero de 2024, fueron detenidas 12 personas en Granada y 29 en Málaga. Posteriormente, entre febrero y marzo, se arrestó a dos individuos en Alicante, tres en Valencia y 13 en Madrid. Finalmente, en una tercera etapa a finales de abril, 35 personas fueron detenidas en Barcelona y otras ocho en Girona.

La organización delictiva estaba compuesta por 74 hombres y 28 mujeres cuyas edades oscilaban entre los 20 y 60 años, y se les imputan los delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a una organización criminal.

Según detalla la Guardia Civil, la estafa del 'hijo en apuros' implica la manipulación de la confianza de las víctimas para obtener dinero. Para ello, los estafadores identificaban a personas potenciales con hijos emancipados, estudiando si estos se encontraban fuera de casa o de viaje. Luego, contactaban a sus objetivos a través de una popular aplicación de mensajería móvil, haciéndose pasar por sus hijos. Para justificar el uso de un número desconocido, argumentaban problemas con su teléfono móvil.

La interacción iniciaba con saludos personales, creando una conexión emocional instantánea antes de comunicar una supuesta urgencia a través de mensajes desesperados para provocar una reacción protectora en los padres.

Una vez captada la atención y establecida la confianza, los estafadores informaban a las víctimas sobre la existencia de un problema imprevisto que requería una solución urgente y un pago inmediato, solicitando transferencias a cuentas bancarias facilitadas por los falsos hijos. Con su poder de convicción, lograban que las víctimas efectuaran transferencias continuas de grandes sumas de dinero en la mayoría de los casos.