Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

El Gobierno impugnará las leyes autonómicas de Memoria Histórica ante el Constitucional.

El Gobierno impugnará las leyes autonómicas de Memoria Histórica ante el Constitucional.

El ministro de Política Territorial y Memoria Democrática, Ángel Víctor Torres, ha anunciado en una declaración este lunes que el Gobierno impulsará acciones legales contra las leyes autonómicas de Memoria Democrática de Aragón, Castilla y León y Comunitat Valenciana por considerarlas contrarias a la normativa estatal en esta materia.

En una entrevista en el programa La Hora de la 1, recogida por Europa Press, el ministro explicó que la ley aprobada en Aragón vulnera el derecho internacional al eliminar homenajes a las personas de la región que perdieron la vida en campos de concentración nazis, así como al no condenar el franquismo.

Ante esta situación, el Gobierno buscará un encuentro con el ejecutivo aragonés para llegar a un acuerdo, pero si no hay consenso, presentará un recurso ante el Tribunal Constitucional.

En cuanto a las proposiciones de ley de Castilla y León y Comunitat Valenciana, el ministro advirtió que, de ser aprobadas en los términos actuales, también se recurrirán ante el TC.

Torres criticó que estas normativas intenten equiparar los años de totalitarismo y dictadura con el periodo democrático de la Segunda República, acusando al Partido Popular de intentar blanquear la dictadura por obligación de Vox.

El ministro pidió que las proposiciones de ley en Castilla y León y Comunitat Valenciana sean rechazadas, alegando que la Ley de Memoria aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez no discrimina entre víctimas de diferentes bandos, sino que busca justicia para todos los afectados.

Además, señaló que las exhumaciones de víctimas podrían verse afectadas por estas leyes autonómicas, lo cual llevaría a situaciones como la paralización de exhumaciones en el Valle de los Caídos.

El ministro subrayó la importancia de reconocer y reparar a las víctimas del bando vencido, ya que muchas de ellas aún permanecen en fosas comunes sin haber sido exhumadas ni compensadas económicamente, a diferencia de las víctimas del bando vencedor durante la dictadura de Franco.