Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

España lidera las compras intencionadas de falsificaciones en la UE, revela estudio de la EUIPO.

España lidera las compras intencionadas de falsificaciones en la UE, revela estudio de la EUIPO.

España es el segundo país de la Unión Europea con mayor porcentaje de compradores intencionados de productos falsificados, según un estudio de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO). Un 20% de los españoles afirman haber comprado falsificaciones de manera intencionada en los últimos doce meses.

El estudio revela que el 26% de los jóvenes europeos de entre 15 y 24 años ha comprado productos falsificados, y disminuye al 6% en personas de 55 a 64 años y menos del 5% en personas de 65 años o más. Los países con mayor porcentaje de compradores intencionados después de España son Bulgaria, Irlanda, Luxemburgo y Rumanía, mientras que el país con menor porcentaje es Finlandia.

El informe también destaca que los europeos son cada vez más conscientes de los riesgos y las consecuencias de adquirir productos falsificados y acceder a contenidos pirateados. El 80% de los europeos cree que detrás de las falsificaciones hay organizaciones criminales, y consideran que la compra de estos productos arruina a las empresas y destruye empleos.

El 83% de los encuestados también cree que este tipo de compras respalda un comportamiento "poco ético", mientras que dos tercios consideran que es una amenaza para la salud, la seguridad y el medio ambiente. La incertidumbre respecto a la autenticidad también va en aumento, y el 39% de los europeos se han preguntado si han comprado un producto falsificado.

En cuanto a la piratería, el 82% de los europeos está de acuerdo en que acceder a contenidos digitales a través de fuentes ilegales puede ser perjudicial. Casi una cuarta parte de los consumidores de Dinamarca y los Países Bajos se preguntan si los productos que compran son auténticos.

Christian Archambeau, director ejecutivo de la EUIPO, ha destacado que conocer las percepciones de la ciudadanía "ayuda a entablar un debate útil tanto con los consumidores como con las partes interesadas", en el marco de sus actividades de concienciación y divulgación. La mayoría de los europeos prefiere usar fuentes legales para acceder a contenidos en línea, pero el 14% admite haber accedido intencionadamente a contenidos a través de fuentes ilegales en los últimos doce meses.