Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Manifestación exige frenar macroplantas de energía renovable y exhorta a adoptar "un enfoque alternativo"

Manifestación exige frenar macroplantas de energía renovable y exhorta a adoptar

Una multitudinaria manifestación tuvo lugar el pasado sábado en València, donde miles de personas exigieron al Gobierno que detenga el desarrollo de macroplantas fotovoltaicas y eólicas en la Comunitat Valenciana. Los manifestantes advirtieron que estas plantas están arrasando la agricultura y las zonas de Red Natura, al tiempo que reclamaron un modelo energético diferente que ponga el control de la energía en manos de las personas, en lugar de las grandes empresas.

La protesta, convocada por la Coordinadora Valenciana por la Ubicación Racional de las Energías Renovables, comenzó a las 12:00 horas en la plaza de la Virgen y avanzó al ritmo de batucadas hasta llegar a la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana. Más de 80 entidades defensoras del territorio y de los pueblos valencianos se unieron bajo el lema "Heu de protegir el territori, no destruir-lo, per un món rural viu" para denunciar la planificación caótica en el despliegue de energías renovables.

Los participantes portaban carteles con mensajes como "¿Es sostenible arrancar 2.800 oliveras?", "Pel futur del món rural" y "No se puede salvar el planeta destruyendo el planeta", mientras proclamaban consignas como "Renovables sí, pero no así" y "Llaman transición a la especulación".

El portavoz de la Coordinadora Valenciana por la Ubicación Racional de las Energías Renovables, Julio Rodrigo, criticó al Gobierno central por aprobar plantas en contra de las alegaciones de las consellerias. Según él, esto carece de sentido y exigió al Consell que modifique el decreto-ley 14/2020 para establecer un modelo energético en manos de las personas.

Rodrigo explicó que la plataforma lleva tres años solicitando a las instituciones que calculen cuánta energía se puede obtener a través del autoconsumo, las comunidades energéticas y las plantas pequeñas, con el fin de evitar la construcción de grandes plantas que afecten a la agricultura en plena producción. También insistió en que las comunidades energéticas deberían ser una prioridad y que cada ayuntamiento debería tener una en funcionamiento para proporcionar energía a quienes la necesiten, aunque destacó que están enfrentando obstáculos burocráticos y problemas de conexión con la red.

La Coordinadora Valenciana por la Ubicación Racional de las Energías Renovables reclamó una regulación para frenar la connivencia entre los gobiernos, las multinacionales eléctricas, fondos de inversión y algunos ayuntamientos. Criticaron que las energías renovables del territorio estén siendo utilizadas como baterías para Europa y que se estén implantando macroplantas fotovoltaicas en campos agrícolas. Además, denunciaron la ubicación irracional de estas macroplantas y sus líneas de evacuación, que según ellos contribuyen al aumento de despoblación en el interior y representan un claro ejemplo de colonialismo energético rural y de desprotección del territorio, poniendo en peligro el futuro de las comarcas valencianas.