La regionalización de las relaciones sociales en la Edad del Cobre peninsular en solo 300 años.

La regionalización de las relaciones sociales en la Edad del Cobre peninsular en solo 300 años.

Investigadores de la Universitat de València han llegado a la conclusión de que las relaciones sociales durante la Edad de Cobre en la Península Ibérica experimentaron un cambio significativo en un lapso de solo 300 años. Según un estudio publicado en la revista 'Journal of Archaeological Method and Theory', las decoraciones de la cerámica del vaso campaniforme, característico del Calcolítico europeo, revelan un proceso de "democratización" y heterogeneización en dicha sociedad.

El análisis de estas decoraciones, que están asociadas a contextos funerarios de las élites, revela que estas vasijas se volvieron más accesibles y presentaron mayor diversidad estilística en aproximadamente 300 años. Este descubrimiento abre nuevas vías para entender fenómenos culturales clave de la Prehistoria y sienta un precedente en el estudio de la complejidad social mediante métodos cuantitativos y el análisis de redes de interacción en el pasado, según destacan los investigadores del Departamento de Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua de la Universitat de València, Joaquín Jiménez-Puerto y Joan Bernabeu.

Utilizando técnicas de modelización basadas en análisis de redes sociales, el equipo de investigadores exploró las conexiones e interacciones entre diferentes comunidades en un amplio territorio y a lo largo de casi 300 años. Se enfocaron en las técnicas y estilos decorativos de la cerámica campaniforme como indicadores de los flujos de información y construyeron un modelo cronológico empleando análisis bayesianos de fechas radiocarbónicas avanzados.

Los resultados revelaron una primera fase de "alta conectividad" a nivel macro-regional y homogeneidad estilística en los "estilos internacionales", que se extendió desde el 2450 hasta el 2340 a.C. Luego, se produjo una fase de transición seguida de una tercera fase (2313-2197 a.C.) caracterizada por una creciente fragmentación, diversificación regional y aparición de estilos locales.

El estudio también destaca que el "punto de inflexión" entre ambas fases coincidió con un momento de cambios climáticos hace aproximadamente 4.200 años, conocido como el Evento 4.2K. Durante este periodo, hubo una fase de gran aridez que afectó a las principales civilizaciones del planeta y que influyó en el colapso de algunas de ellas.

Los investigadores sostienen que sus hallazgos sugieren un aumento en la complejidad social, con la emergencia de élites locales que utilizaban estos objetos de prestigio para justificar su estatus.

Este estudio se enmarca dentro del proyecto Prometeo "Neonets: A social network approach to understanding evolutive dynamics of neolithic societies (c. 5600-2000 cal BC)", financiado por la Conselleria de Innovación, Univesidades, Ciencia y Sociedad Digital de la Generalitat Valenciana.

Categoría

C. Valenciana