Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Los tres 'Bocanegra' niegan su implicación en el tiroteo en el cementerio de Torrente: "No estuvimos presentes"

Los tres 'Bocanegra' niegan su implicación en el tiroteo en el cementerio de Torrente:

VALÈNCIA, 11 Dic. - Tres miembros del clan de los 'Bocanegra' acusados de cometer un doble asesinato a tiros en el cementerio de Torrent (Valencia) y causar heridas a un tercero en el Día de Todos los Santos de 2021, han negado rotundamente los hechos y han afirmado que no estaban presentes en ese lugar ese día.

Los acusados, una pareja y su hijo, se han sentado hoy ante un jurado popular en la Audiencia de Valencia. La Fiscalía ha presentado cargos contra los tres, acusándolos de dos delitos de asesinato consumado, un delito de asesinato en grado de tentativa y un delito de tenencia ilícita de armas.

En consecuencia, la fiscalía solicita una sentencia de 51 años y medio de prisión para el hijo, quien es considerado el autor material de los disparos, mientras que para los padres pide una condena de 45 años y medio, además del pago de varias indemnizaciones.

Por su parte, los abogados defensores de los acusados han pedido la absolución de sus representados, argumentando que no estuvieron presentes en el cementerio en el momento de los hechos y que no dispararon. Han hecho referencia a las versiones contradictorias de los testigos y han destacado la falta de pruebas en su contra. "Ante cualquier duda mínima, es necesario absolver", declaró uno de los abogados defensores al jurado.

Los hechos ocurrieron en el Día de Todos los Santos de 2021, cuando se produjo un tiroteo en el cementerio de Torrent, resultando en la muerte de dos personas, una de ellas perteneciente al clan de los 'Marco', y dejando a otra herida. Como resultado de la investigación, tres personas fueron detenidas cuatro meses después de los hechos, pertenecientes a la pareja y al hijo del clan de los 'Bocanegra'.

La fiscalía sostiene que existían tensiones previas entre los clanes de los 'Bocanegra' y los 'Marco', y que ambos se encontraron en el cementerio provocando una disputa verbal que rápidamente se volvió física. Según su versión, en un momento dado, la acusada, de 61 años, sacó una pistola oculta y se la entregó a su hijo para que disparara contra la otra familia.

Según el fiscal, el hijo, quien es considerado el principal autor de los disparos, comenzó a disparar indiscriminadamente contra personas que no tenían posibilidad de defenderse. Como resultado, tres hombres resultaron heridos y dos de ellos murieron en el acto. Uno de los heridos no tenía ninguna relación con las familias involucradas. El tercer herido, hijo de una de las víctimas del clan, sufrió lesiones en una pierna que tardaron 15 días en sanar.

Los acusados han negado esta versión de los hechos. Según el padre, él estuvo en el cementerio de Valencia por la mañana, visitando la tumba de su padre y hermano, "como todos los años". Aproximadamente a las 11:30 a.m., regresó a casa acompañado de su esposa. Fue entonces cuando, según su testimonio, sus vecinos les informaron sobre lo sucedido en el cementerio de Torrent. "Sé que hubo una pelea y que alguien fue asesinado, pero no sabía quién había sido. Yo estaba en el cementerio de Valencia, a varios kilómetros de distancia. No puedo estar en dos lugares al mismo tiempo. Fui con mi esposa y mi hijo, quien también es acusado en este caso, estaba en Aranjuez", afirmó.

"El barrio estaba en completo caos y nos fuimos de allí porque mis nietos nos dijeron que unos 14 o 15 coches de Cartagena y Murcia venían a matarnos. No iba a quedarme esperando a ser asesinado sin hacer nada", agregó. "Entonces, nos fuimos de allí, mi esposa y yo. Todo estaba descontrolado. Primero fuimos a Aranjuez, donde estaba mi hijo, y luego a la casa de una de mis hijas en Puertollano, hasta que nos arrestaron", concluyó.

El acusado afirmó que no poseía un arma de fuego ni una licencia para ello. También afirmó que conocía a la familia de las víctimas, ya que habían vivido en el mismo pueblo durante muchos años, pero negó tener problemas con ellos personalmente. En 2016, según su testimonio, él y su hijo recibieron un disparo, pero no fueron condenados por falta de pruebas que los incriminaran como autores.

La esposa del acusado respaldó su versión de los hechos y afirmó que no estuvo en el cementerio de Torrent en el día en cuestión. También negó cualquier conflicto con la familia de las víctimas y afirmó: "Nunca en mi vida he discutido con ellos. Nunca he tenido un malentendido con ellos", declaró.

En cuanto a la presencia de sangre de la mujer en el cementerio, ella afirmó: "No tengo ninguna herida de arma punzocortante. ¿Cómo podría haber sangre mía allí? Fui al cementerio un día antes de Todos los Santos a poner flores en la tumba de un hijo". Ante la pregunta de si pudo haberse cortado, respondió: "No lo sé, no me di cuenta. Tal vez me pinché con algo". Sobre su traslado a Puertollano, señaló que se fueron "por miedo a que los gitanos vinieran a matarnos", reforzando así su declaración.

El hijo de la pareja, acusado del tiroteo y conocido como 'El Bobo', también negó los problemas con la familia de las víctimas y explicó que el Día de Todos los Santos se encontraba en Aranjuez debido a que su sobrino estaba siendo operado. "Ese día no estuve en el cementerio. El 23 de octubre salí de Valencia a Aranjuez. Me fui para que la policía me dejara en paz. Operaron a mi pequeño y me fui a estar con mi sobrino", explicó. Luego, según su versión, sus padres fueron a verlo y le informaron sobre lo sucedido. Todos juntos se dirigieron a Puertollano.

En la vista también testificaron los hijos de una de las víctimas no relacionada con ninguno de los clanes. Según el hijo, él fue al cementerio a visitar la tumba de su madre ese día y se encontró con su padre allí. Estuvieron charlando un rato y luego se despidieron, momento en el que el hijo se dirigió a visitar la tumba de sus abuelos. En un momento dado, escuchó dos o tres disparos y salió por la parte trasera del cementerio junto con otras personas. "Pensé que mi padre ya se había ido. No me acerqué a la zona de los disparos por si me encontraba con problemas", relató. La vista continuará mañana a las 10 de la mañana con más testimonios.