Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

UGT Ford está dispuesto a dialogar sobre un ERE bajo la condición de que la empresa acuerde nuevos plazos para la electrificación.

UGT Ford está dispuesto a dialogar sobre un ERE bajo la condición de que la empresa acuerde nuevos plazos para la electrificación.

UGT, sindicato mayoritario en la fábrica de Ford en Almussafes, ha manifestado su disposición a negociar un último Expediente de Regulación de Empleo (ERE) si la dirección mundial y europea de Ford se compromete a firmar nuevas fechas de cumplimiento del Acuerdo por la Electrificación. El sindicato considera que, si hay voluntad por parte de la empresa, se podría encontrar una solución para salir de la situación actual.

UGT ha expresado su preocupación por la reducción de ventas en la fábrica de Almussafes y ha insistido en la necesidad de concretar las inversiones y los pasos necesarios para materializar el acuerdo de la electrificación. El sindicato ha señalado que, tras analizar la situación, no encuentra suficientes garantías para iniciar nuevas negociaciones, pero estaría dispuesto a considerar un nuevo ERE a partir de enero si se garantiza una carga mínima de trabajo hasta la llegada de los vehículos eléctricos.

UGT ha indicado que se reunirá con la dirección de Ford Europa en Colonia en noviembre para seguir discutiendo esta posibilidad y ha subrayado la necesidad de que la empresa demuestre que está trabajando en una solución.

Desde STM Intersindical, su portavoz, Daniel Portillo, ha acusado a la dirección de Ford de estar "preparando el terreno" para una próxima regulación de empleo en la fábrica. Portillo ha denunciado la incertidumbre que sufren los trabajadores y ha instado a la compañía a cumplir con su deber y proporcionar información sobre la carga de trabajo prevista para los próximos años. Aunque ha valorado positivamente la visita de directivos de Ford a la planta, ha recalcado que los trabajadores ya han cumplido con su parte y esperan que la empresa también cumpla la suya.

El año pasado, Ford anunció que la fábrica de Almussafes produciría su nueva plataforma de vehículos eléctricos a partir de 2025, lo que aseguraba la carga de trabajo. Sin embargo, se tuvo que realizar un ERE que afectó a 1.124 trabajadores. La empresa ha solicitado ayudas del gobierno para la cadena de valor del vehículo eléctrico.